domingo, 27 de enero de 2013

Risotto de calabaza y setas


Muy buena idea para aprovechar la cremosidad de la calabaza, un plato que gustará a todo el mundo por su sencillez de preparación y por el sabor intenso. Esta vez utilicé unas setas secas, las trompetas de la muerte, previamente hidratadas, pero se podrá utilizar cualquier tipo de setas, secas o frescas.


Ingredientes para 4 personas:

400 g de calabaza
un puñado de setas secas, hidratadas previamente según las instrucciones de fabricante
2 vasos y ½ de arroz para risotto (Arborio)
2 vasos de vino blanco seco    
50 g de mantequilla
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla
2 dientes de ajo
unas hojas de perejil
80 g de Parmesano rallado
tomillo, sal

Preparación: 

Cortamos la calabaza en dados. En una sartén honda de fondo grueso vertemos el aceite de oliva y la mitad de la mantequilla. En cuanto se derrita la mantequilla, añadimos la calabaza, espolvoreamos con tomillo, damos unas vueltas con una espátula de madera y la tapamos con un trozo de papel aluminio. Os preguntaréis el por qué del aluminio y la respuesta es que con una tapa se condensaría la humedad y se añadiría a la calabaza, lo cual la haría más acuosa, de esta forma conseguimos confitarla, a fuego lento.
Mientras se nos pone tierna la calabaza, pelamos los ajos y la cebolla, y los picamos junto al perejil.
Cuando la calabaza esté blandita, la pasamos en un bol y procesamos con una batidora de mano hasta conseguir un puré. Podemos guardas unos trocitos para la decoración.
En la misma sartén ponemos lo que queda de la mantequilla y rehogamos en ella la cebolla, el ajo y el perejil hasta que la cebolla esté blandita. Añadimos las setas y rehogamos unos minutos. Por último, añadimos el arroz y rehogamos otro par de minutos.
Ahora debemos empezar a contar el líquido que vayamos echando al risotto. Primero  empezamos con dos vasos de vino blanco, removemos bien para que se evapore el alcohol y empiece a notarse esta textura cremosa. Añadimos la mitad de puré de calabaza y removemos otra vez, y vamos añadiendo los vasos de agua caliente hasta completar la cantidad de partes que se indica en el consejo del fabricante de arroz.
Sin dejar de remover de vez en cuando, cocer el arroz a fuego medio durante unos  15-20 minutos, hasta que coja la textura “al dente”. En este momento añadimos el queso rallado, removemos todo bien y rectificamos en sal.
Servir con unas lascas de Parmesano por encima y perejil picado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada